Google+ Followers

lunes, 15 de diciembre de 2014

CREEPYPASTA POKEMON - EL GYARADOS ROJO Y LA CARPA DORADA Part.1 (EL ORIGEN DEL LAGO DE LA FURIA)

En la saga Gold y Silver (posteriormente Heartgold y Soulsilver) se introdujo una pequeña leyenda en el lago de la Furia, un combate con un Gyarados de un color muy peculiar que en su tiempo fue un pequeño misterior más en pokemon, que luego sería revelado.



PARTE 1 "LA CARPA DORADA"

Todo inicia en las orillas del que antes fuera conocido como el lago magikarp, que se encontraba al norte de la región de Johto. El lago era conocido por una increíble calma y por supuesto, por la cantidad de magikarps existentes en el, era un lago tan tranquilo y asoleado, el agua tan calma y suave que ningún pokemon debía preocuparse por evolucionar.



Un día como cualquier otro en verano, los nuevos huevos de la nueva prole nacieron, eran cientos de ellos, pero uno sobresalía de todos ellos. Un día un pescador que venía de la región de Kanto llegó a vacacionar en el lago. Pescando por horas durante su estancia un día un pescado pico su anzuelo de su supercaña, con algo de pereza y con mucha fuerza saco a su captura del agua y nada mas verlo, se sorprendió tanto, que soltó la caña y lo dejo libre de nuevo.



No pasó un día para que todo el pueblo cercano (Pueblo Caoba) se enterará de lo sucedido, como si fuera poco, en pocos días se había regado la noticia por todo Johto hasta la más lejana isla. Un magikarp dorado? sera posible? Hecho de Oro? Pondrá huevos de oro? Como si fuera sacado de un cuento de los frijoles mágicos, no tardó en volverse tan popular que atrajo a miles de visitante de todas las regiones, que por la búsqueda de la posible fortuna que el Magikarp dorado podría traerles, no dudaron en pescarlo durante días.



El lago ya no volvió ha estar en paz de nuevo, cada día cientos de pescadores y turistas visitaban el lago provocando no solo la contaminación por toda la basura y desechos que los visitantes producían cada día, sino que los magikarps cada vez disminuyó su numero hasta casi ser raro el poder ver uno incluso en su color normal.


Fue un día como cualquier otro, que un empresario muy exitoso que llego de la región de Sinnoh, formulo un plan muy radical para hacerse con el Magikarp o desmentir la leyenda de una buena vez. Fue así que con varios paquetes de explosivos, zarpo en una barca al medió del lago en busca de acabar con toda el agua y así poder explorar toda la zona. Instalo varios explosivos que se activarían en un tiempo determino, así ellos podrían alejarse de la zona y a la vez evacuar a los visitantes. Varios se opusieron a esta medida, ¿podrían acabar con todo el lugar solo por encontrar un simple pez que podría no existir? Pues estas eran las intensiones de este grupo con cabellos peculiares que acompañaban a este empresario.





Ya instalados los explosivos y vaciada la zona iniciaron con las explosiones. Fueron pocos segundo que un terrible ruido que debió oirse por toda la zona inició el plan, la mitad de todo el lago se vació y junto con el varios Magikarp que instantáneamente perdieron la vida y salieron volando por los cielos. Era un espectáculo horrible y deprimente, los pobladores querían detener esta masacre, fue entonces que empezó una tormenta de relámpagos como nunca había pasado antes en la zona. Nunca había llovido en la zona, y ahora un diluvio casi apocalíptico había iniciado, como si la madre naturaleza y el mismo Kyogre se hicieran presentes en ese instante. Contando los segundo, este grupo esperaba la última explosión que vaciaría por completo el lago... 5, 4, 3, 2, 1... Pero nada ocurrió.
El empresario enojado, empezó a gritar a todos y culpaba de no haber conectado o sincronizado correctamente los explosivos, ciertamente lo que paso después nadie lo esperaba.

 

De repente varios torbellinos empezaron a nacer del mismo lago, con una fuerza tan tremenda que arrancaban los arboles de raíz. El empresario y sus secuaces sorprendidos y a la vez temerosos del espectáculo vieron con sus propios ojos como sus barcos volaban y varios de sus compañeros fueron arrastrados también por los torbellinos, de repente, como si se tratara del ojo del huracán, una pequeña calma se hizo sentir, solo para revelar a los causantes de este siniestro show.
Varios Gyarados salieron de los torbellinos, llenos de una furia ciega se dirigían a la orilla del lago emergiendo de las oscuridad de la tormenta.



Era como estar en el mismo infierno, al menos una docena de Gyarados se acercaban rápidamente, El empresario, ordeno capturar a todos, pero el miedo de su equipo era evidente, prácticamente, no se encontraban preparados para una lucha así. Como si fuera de película, un relámpago cayó entre la orilla donde nos encontrábamos todos y el lago donde estaban los Gyarados, una luz alumbro el lugar dando por relevado al jefe de los Gyarados en todo su esplendor, sorprendidos todos los presentes quedaron inmoviles al ver a tan terrible pokemon, Un hiperrayo de este pokemon acabo con varios miembros del equipo, que impresionados no pudieron reaccionar a tiempo. Ese Gyarados esta rojo de furia!! gritaban, en ese instante el jefe aterrorizado ordenó la huida inmediatamente. La leyenda de la carpa dorada, pudo haber terminado, La terrible historia del Gyarados de la furia comenzó.



CONTINUARA...

2 comentarios: